Search

Perfil de la institución

Somos una institución bilingüe (inglés - español), privada, e interdenominacional, que ofrecemos un alto nivel educativo y espiritual a los niños, niñas y jóvenes

Nuestro interés principal es la formación de ciudadanos cristianos comprometidos  y fuertes que puedan influir sobre la sociedad y la nación.

El crecimiento numérico, claro testimonio del énfasis que hacemos en el desarrollo de una educación de primera clase, de ninguna manera impide que cada alumno reciba atención personalizada, ya que cada alumno es único, de valor supremo y visto y tratado como tal. Operamos a nivel preescolar, primario, secundario y medio.

¿Por qué nos preocupamos por la educación?

La Educación es una herramienta clave para reducir la pobreza y propiciar un desarrollo sostenible. Una baja educación produce bajos ingresos con lo que se reducen las oportunidades para invertir dinero en educación. Este círculo vicioso disminuye las posibilidades de mejorar las condiciones de vida e implica que los recursos invertidos por el estado y las familias también sean limitados.

El Sistema Educativo Nacional privilegia la cobertura del nivel básico y dedica muy poca atención al mejoramiento de la calidad en la enseñanza; la renovación de la profesión docente y los estándares comunes y altamente consensuados que orienten la labor educativa.

La situación se agrava porque el 50% de la población total en Honduras son personas entre 4 y 24 años; precisamente este grupo representa la meta para el Sistema Educativo Nacional.

Sin embargo, hasta 1999, apenas se atendió a la mitad de los hondureños en edad para estudiar una profesión de nivel medio. Considerando todas estas realidades y limitantes en nuestro Sistema Educativo Nacional, los Ministerios Vida Abundante, contribuyen con el país, ofreciendo servicios educativos de calidad, nos ocupamos en la educación porque creemos firmemente que la permanencia y solidez de una sociedad descansa en la Calidad de Vida que se le brinde a la población infantil. Comprometidos con esta generación y las futuras, hemos abrazado como suprema misión, cultivar el corazón de los niños y niñas de Honduras con principios y valores de carácter eterno.